.
Gastos de envío gratis en pedidos superiores a 100€
(+34) 923 106 002 | pedidos@laabadiaibericos.es
0

No hay productos en el carrito.

0

No hay productos en el carrito.

Sin Jet Lag con nuestros ibéricos

El cuerpo tiene su propio reloj interno, o ritmos circadianos, que le indica cuándo debe permanecer despierto y cuándo debe dormir. El jet lag se produce porque el reloj del cuerpo está todavía sincronizado con tu huso horario original, en lugar del uso horario al que has viajado. Cuantos más husos horarios hayas cruzado, mayor es la probabilidad de que experimentes jet lag.

La manera en que nos afecta el jet lag no es la misma en todas las personas. Algunos factores como la edad, el sexo o el estado físico, entre otros, determinan hasta qué punto experimentamos esa molestia y cuánto dura. No obstante, es posible que te encuentres entre esos pocos afortunados en el mundo que no sienten ninguna molestia cuando realizan viajes intercontinentales.

Por norma general, las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir la descompensación horaria. Algo que también sucede en el caso de las personas mayores de 50 años, que experimentan más los síntomas del jet lag que los jóvenes. Igualmente, existen diferencias entre quienes realizan viajes a largas distancias esporádicamente y quienes vuelan frecuentemente a destinos situados a miles de kilómetros. A estos últimos el cambio les afecta de manera más acentuada.

 

Síntomas provocados por el jet lag

En base a esos condicionantes personales y a otros como el punto cardinal hacia el que nos dirigimos o la diferencia horaria con el punto de origen, el impacto del jet lag puede durar desde unas horas hasta varios días. Con los síntomas sucederá lo mismo, es posible que solo se sientan algunos de ellos o varios. Entre los más habituales se encuentran:

Otros síntomas que surgen a causa del jet lag son dolores de cabeza, sequedad nasal o de la garganta, deshidratación, escalofríos o dolores en las piernas. Estos últimos están relacionados, sobre todo, con las condiciones del vuelo, que suele producirse en un ambiente seco, sin aire fresco y en un lugar estrecho donde resulta difícil estirar los músculos. 

En la Clínica Mayo recomiendan unas pocas medidas básicas para prevenir el jet lag o reducir sus efectos:

 

La Abadía Ibéricos - Jamones y productos ibéricos desde 1889

 

Method

  1.         Heat the olive oil in a large saucepan, then gently cook the onions for 5 mins, until soft but not coloured.
  2.         Add the pumpkin or squash to the pan, then carry on cooking for 8-10 mins, stirring occasionally until it starts to soften and turn golden.
  3.         Pour the stock into the pan and season with salt and pepper. Bring to the boil, then simmer for 10 mins until the squash is very soft.
  4.         Pour the double cream into the pan, bring back to the boil, then purée with a hand blender. For an extra-velvety consistency you can pour the soup through a fine sieve. The soup can now be frozen for up to 2 months.
  5.         To make the croutons: cut the bread into small squares. Heat the olive oil in a frying pan, then fry the bread until it starts to become crisp. Add a handful of pumpkin seeds to the pan, then cook for a few mins more until they are toasted. These can be made a day ahead and stored in an airtight container.
  6.         Reheat the soup if needed, taste for seasoning, then serve scattered with croutons, Ibérico ham and seeds and drizzled with more olive oil, if you want.

 

 

La Abadía Ibéricos - Jamones y productos ibéricos desde 1889

Carrillera de cerdo ibérico La Abadía Ibéricos

Una carne tan tierna como la carrillera de cerdo ibérico consigue convertirse un plato exquisito en tu mesa. 

 

Preparación

1. Pelar y trocear la cebolla, el puerro y la zanahoria.

2. Cocer las carrilleras ibéricas La Abadía limpias con las verduras, el laurel, el perejil, los boletus, el caldo y una pizca de sal durante dos horas, hasta que estén tiernas. 

3. Separarlas de la salsa y reservarlo.

4. Triturar la salsa de verduras.

 

Salsa glaseada:

1. Calentar al fuego el azúcar moreno con el vinagre hasta que caramelice. 

2. Desglasarlo con el líquido de cocer y triturarlo con el cacao, la Maizena, sal y pimienta negra.

3. Colarlo. Después introducir la carne en la salsa y cocerlo unos minutos.

4. Emplatar y servir caliente.

 

La Abadía Ibéricos - Jamones y productos ibéricos desde 1889

Buddha Bowl con carne ibérica

En Instagram existe el hashtag #BuddhaBowl. Pero, ¿qué es? Algo tan sencillo comouna ensalada servida en forma de plato combinado, con los ingredientes por separado listos para mezclarse y aliñar al gusto.

Están indicados para todo tipo de personas y es una opción muy recomendable para todas aquellas personas que tengan la necesidad de perder peso y mantenerlo porque sentirán la sensación de saciedad.

Para el almuerzo, una buena opción de Buddha Bowl sería mezclar diferentes verduras: lechuga, cogollos, tomate, zanahoria, berros, remolacha, rábanos, puerros, cebolla, brécol, cebolleta, ajo, perejil, endivias, escarola, achicoria, pimientos verdes, champiñón, apio, alfalfa, pepino, espárragos, palmitos.

Escoger dos verdes y variar el resto. Aderezar con aceite de oliva virgen extra, sal marina, vinagre de manzana (cuando no lleve tomate), o limón, tomillo, albahaca, orégano o aderezos suaves.

Y mezclarlo con, por ejemplo, arroz integral y patatas al horno; o con berenjenas rellenas de arroz integral o pisto cocinado al vapor.

Y para cenar, puedes realizar un buddha bowl con verduras al vapor como alcachofas, espinacas, acelgas, brécol, espárragos, judías verdes, o panaché con 3 o 4 de estas verduras. Aderezo con aceite de oliva extra virgen crudo, ajo, finas hierbas, limón... y mezclarlo con pescado blanco, al horno o a la plancha; pescado azul, un huevo revuelto; pollo al horno; carne blanca. Nosotros  sugerimos usar carne ibérica como el solomillo que aporta pocas grasas y su sabor es exquisito.

 

La Abadía Ibéricos - Jamones y productos ibéricos desde 1889

 

La Montanera: cuando sucede la magia

No se puede entender el cerdo y el producto ibérico sin entender lo que es la montanera. Una palabra que hemos escuchado multitud de veces, pero cuyo significado no todo el mundo conoce.  Es más, realmente muy poca gente tiene claro a qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de montanera. ¿Es un periodo de tiempo? ¿Cuántos meses abarca? ¿Por qué es el mejor momento para el engorde de los cerdos ibéricos? 

Si tienes dudas sobre la montanera y quieres conocer en qué consiste exactamente, sigue leyendo. Vamos a intentar resolver todas estas cuestiones y muchas más sobre este concepto.       

 

¿Qué es la montanera?

Como es evidente, vamos a comenzar por describir lo más sencillo: qué es la montanera. Mucha gente conoce el significado de este término, pero son muy pocos los que saben la importancia real que tiene la montanera y por qué es clave en la cría del cerdo de bellota ibérico. 

Pues bien, podríamos definir brevemente la montanera como la última fase de cría del cerdo de bellota  ibérico cuando se alimenta libremente por las dehesas con bellotas, hierbas y raíces. Este periodo normalmente se da entre finales de octubre y principios de marzo.  

Como hemos dicho esta es, a grandes rasgos, la definición de montanera. Pero realmente la montanera implica muchísimo más en la cría del cerdo ibérico y el jamón de bellota. Tiene una serie de características imprescindibles para la producción del jamón de bellota 100% ibérico. Vamos a pasar a enumerarlas una a una.

 

¿Qué características tiene la montanera?

Ya hemos definido de forma generalizada en qué consiste la montanera. Pero existen muchos más factores que hacen de este periodo de tiempo algo casi mágico dentro de la producción y la cría del cerdo ibérico.

 La montanera es el momento más importante y crucial para el cerdo ibérico. Es prácticamente una religión para el ganadero. Y esto se debe a varios factores. 

 

Libertad de movimiento durante la montanera 

Es una de las principales características que tiene la montanera. Y es de vital importancia en el desarrollo de los cerdos. 

Los cerdos ibéricos en montanera tienen libertad de movimiento para alimentarse. Y esto, sin duda, se nota en el producto final. Los cerdos de bellota 100% ibéricos de La Abadía viven en completa libertad en nuestras fincas de dehesa. Cada uno de ellos disfruta de unas 2 hectáreas para él solo. 

Nuestros cerdos ibéricos en montanera llegan a recorrer hasta 14 kilómetros diarios en busca de las mejores bellotas. Esta mezcla de libertad, aire libre y ejercicio repercute directamente en el sabor y aroma de todos nuestros productos ibéricos de bellota. 

 

La bellota es la clave de la alimentación en la montanera

Otra de las grandes características es el tipo de alimentación. Sin duda, esta es la gran razón de ser de la montanera. Es en esta época cuando las bellotas (principal alimento de estos cerdos) caen de los árboles y quedan a libre disposición de los cerdos.

Indiscutible la importancia de la bellota en el cerdo ibérico. Le aporta una gran cantidad de ácido oleico además de un sabor y un aroma incomparable. El ácido oleico, característico del aceite de oliva, tiene propiedades beneficiosas para la salud. Regula el colesterol, ofrece un generoso aporte de vitaminas del grupo B, es rico en hierro, magnesio, zinc y calcio pero sobre todo en fósforo aportando el 30% del consumo diario recomendado.

Pero esta alimentación a base de bellotas también debe complementarse con otros alimentos que se encuentran de forma natural en el suelo de la dehesa, como raíces, hongos y plantas. 

Un cerdo puede llegar a ingerir hasta unos 10 kilos diarios. Por esta razón es tan importante la hierba, que le refresca la boca permitiendo que coma más cantidad. Además, también actúa como antioxidante, evitando que la grasa del jamón se enrancie cuando esté en la bodega.

Ya hemos explicado qué es la montanera: el último periodo de engorde del cerdo ibérico de bellota. Pero, ¿cuánto tiempo tiene que pasar el cerdo  ibérico o cuánto tiene que engordar?

Pues bien, para que un cerdo sea considerado apto para su certificación como ibérico de bellota, debe pasar en la montanera un mínimo de 60 días, viviendo en libertad y alimentándose en exclusiva de bellotas, hierbas y demás pastos naturales. 

 

La importancia de la Dehesa en la montanera

No podemos entender la montanera sin saber antes qué es la dehesa. No se puede desligar un concepto del otro, ya que la dehesa es el espacio natural en el que se produce la montanera

Podríamos definir la dehesa como el ecosistema natural (bosque mediterráneo) más grande de España, creado hace miles de años por el hombre y destinado tradicionalmente a la cría de ganado ovino, bovino y porcino. De igual forma también ha sido destinado al aprovechamiento de sus recursos forestales. 

La superficie de la dehesa está en torno a 3,5 millones de hectáreas, repartidas en 130 municipios de Castilla la Mancha, Castilla y León, Andalucía y Extremadura. También existe parte de este ecosistema en Portugal. 

La principal vegetación de la dehesa es la de encinas, quejigos y alcornoques, sembrando la hierba y el pasto de bellotas. Los cerdos ibéricos en montanera son animales totalmente adaptados a este ecosistema. 

Además, en cada montanera la cantidad de bellotas disponibles por cada hectárea cambia, y por consiguiente, según las bellotas disponibles así será el número de cerdos a alimentar cada temporada.

 

La climatología como factor clave de la montanera

De igual forma que pasa con el vino y sus añadas, la cantidad de cerdos ibéricos por finca de dehesa también dependerá de la cantidad de bellotas que haya ese año y la calidad de las mismas. Por lo tanto, aquí también podremos hablar de si una añada ha sido mejor o peor que otra.

Todo esto dependerá, como es evidente, de la climatología. Un año generoso en lluvias hará que las encinas y alcornoques produzcan más y mejores bellotas, por lo que se podrán engordar más cerdos ibéricos en cada finca de dehesa durante la montanera

Dicho de otro modo, el número de cerdos que podemos alimentar por cada hectárea dependerá de la cantidad de bellotas disponibles durante la montanera en cuestión. Y la cantidad de bellotas disponibles dependerá directamente de las lluvias y la climatología que haya habido ese año.  

Así, el número de cerdos permitidos por finca de dehesa se fija anualmente para cada temporada, según el número de bellotas producidas, según la Norma de Calidad en su Real Decreto 4/2014.

Nuestro jamón de bellota 100% ibérico La Abadía proviene de cerdos 100% ibéricos criados en las dehesas de la Serranía de Ronda donde cada uno disfruta de 2 hectáreas para él solo durante la montanera.

 

La Abadía Ibéricos - Jamones y productos ibéricos desde 1889

Tendencias de la alimentación

Investigamos, de la mano de Vincent Grégoire, las futuras tendencias que habrá en relación a la alimentación.

La evolución del cosumidor

Vincent Grégoire lleva más de dos décadas decodificando el espíritu del presente para vaticinar qué deparará el futuro. Trabaja en la agencia parisina Nelly Rodi, referencia en el sector. Como cazador de tendencias. o coolhunter, analiza meticulosamente la realidad y sigue de cerca la evolución del comportamiento de los consumidores. Metodología científica, estudio de sociología y prospectiva que se anticipa al mundo que vendrá y adivina las innovaciones culturales, sociales e incluso políticas en los próximos años.

Según Grégoire aspiramos a lo material y lo inmaterial a la vez, nos seguirán invadiendo los objetos conectados y la tecnología inteligente pero al mismo tiempo volvemos a los orígenes: los productos hechos a mano, los libros de papel frente al electrónico o el disco de vinilo.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

La obsesión por la salud y la alimentación, que empieza en los 80, parece llegar a un punto de saturación pero con ciertos matices. Por una parte, los regímenes sin gluten y la cultura vegana seguirán introduciendo en nuestras dietas productos como algas y setas exóticas. O incluso el moho y la podredumbre, en los casos más extremos. Por la otra, se recuperará la carne roja de calidad, la bollería hecha con buena mantequilla. Se desarrollará aún más el fast food de lujo, elaborado con buenos ingredientes y productos. La quinoa y las semillas convivirán con el azúcar, la sal y los lípidos. Todo es relativo. Las fronteras cambian y habrá que reeducar al consumidor.

 

La Abadía Ibéricos - Jamones y productos ibéricos desde 1889

 

envelopephone-handsetmap-markercross